¿Por qué la EM puede ser un verdadero dolor en… la vejiga?

¿Pasas más tiempo de lo normal en el baño? Es simplemente por la esclerosis múltiple, ¿verdad? Bueno, sí y no. De cualquier forma, no deberías simplemente cruzar las piernas y esperar a que ocurra lo mejor.

Las infecciones urinarias son bastante frecuentes, especialmente en las mujeres –gracias, Madre Naturaleza– pero si padeces EM, probablemente estés más familiarizado con la sensación de orinar vidrio molido que la mayoría de las personas.

Los problemas de vejiga son frecuentes entre los pacientes con EM, ya que afectan al 90% de las personas que padecen la afección. Algunos de los problemas más frecuentes son la incontinencia y frecuencia urinaria, los cuales pueden ponerte ante un mayor riesgo de desarrollar una infección urinaria. De hecho, en un estudio realizado en Europa se descubrió que tres de cada diez personas con EM informaron haber tenido infecciones urinarias. Esto podría deberse al daño producido por la EM en los nervios, lo cual puede afectar los signos que indican a la vejiga que debe contraerse y vaciarse. Esto, nuevamente, puede significar que no siempre vacíes completamente la vejiga cuando vas al baño y que la orina residual posibilite la acumulación de bacterias. Si usas una sonda, esto podría ser otra causa de infección; la incapacidad, que complica la higiene en el baño, también puede generar mayor probabilidad de contraer infecciones.

¿Qué causa las infecciones urinarias?

La explicación más común para las infecciones en la vejiga es el ingreso de bacterias a las vías urinarias, es decir, riñones, uréteres, vejiga y uretra en su conjunto, lo que provoca inflamación. Esto te da la sensación de querer ir al baño con mayor frecuencia y, a menudo, te produce ardor cuando orinas.

Señales de infección urinaria

Junto con la constante urgencia de orinar y ese ardor familiar, los síntomas de las infecciones urinarias incluyen sentirse generalmente cansado o demacrado, dolor en la vejiga o en el abdomen, incluso cuando no estás orinando, y orinar muy poco cada vez que lo haces. La orina también puede tener un aspecto turbio y un olor más fuerte de lo habitual.

¿Por qué las infecciones urinarias son más graves si tienes EM?

Si no las tratas, las bacterias pueden pasar de la vejiga a los uréteres y los riñones, lo cual provocará una infección mucho más grave. De hecho, las infecciones urinarias son el motivo más frecuente por el cual las personas que padecen EM son ingresadas en el hospital. Desafortunadamente, hasta una leve infección en la vejiga puede desencadenar una cascada de inflamación dentro del organismo, agravar la espasticidad y provocar una recaída. Además, la recaída podría ser más grave de lo habitual y durar más tiempo. Por este motivo, las infecciones recurrentes incluso podrían estar relacionadas con el avance de los síntomas neurológicos. Por todo esto, es importante no subestimar los cambios que se producen en la vejiga ni atribuir tu sensación de cansancio a “solo otro molesto síntoma de la EM”.

¿Cómo tratar las infecciones urinarias?

El tratamiento de las infecciones urinarias generalmente es bastante claro. El médico te hará un análisis de orina para detectar la presencia de bacterias y te recetará antibióticos cuando sea necesario. La mayoría de las infecciones en la vejiga desaparecen en cuestión de días, pero mientras tanto, puedes hacer que la situación resulte menos dolorosa si bebes bastante agua.

¿Cómo prevenir las infecciones urinarias?

Padecer EM podría aumentar las probabilidades de infecciones urinarias, pero hay formas de reducir el riesgo. Beber mucha agua es una, se recomiendan alrededor de 6 a 8 vasos por día para diluir la orina y ayudar a eliminar las bacterias. Deberás beber aún más si hace calor o si has estado practicando actividad física. Prestar más atención a los hábitos de micción también es una buena idea. Tanto hombres como mujeres deben orinar poco tiempo después de mantener relaciones sexuales para eliminar las bacterias que podrían haber ingresado en la uretra. Además, luego de usar el baño las mujeres siempre deberían higienizarse de adelante hacia atrás para impedir que las bacterias ingresen en la uretra.

Si sufres de infecciones en la vejiga con frecuencia, definitivamente es importante que hables con tu médico acerca de las causas subyacentes. Existen muchas opciones de tratamiento de los problemas de vejiga para aquellas personas que padecen EM, desde medicamentos para prevenir una vejiga hiperactiva hasta la colocación de una sonda para prevenir el vaciado incompleto. Claramente, los problemas de vejiga pueden afectar gravemente la calidad de vida, de manera que es importante que tomes medidas al respecto, ¡para no pasar todo tu tiempo yendo al baño! Habla hoy mismo con tu médico acerca de las maneras de mejorar estos asuntos.

¿Son buenas las grasas?

No todas las grasas son malas. Desglosamos los posibles beneficios para la salud de los alimentos ricos en omega 3.

Leer más

¡Al fin! Evidencia de que el cerebro y el sistema inmunitario están vinculados

¿De qué forma una conexión entre el cerebro y el sistema inmunitario podría afectar la esclerosis múltiple? Demos una mirada. | Viviendo Como Tú

Leer más

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto