Reflexiones sobre la positividad

Estoy aquí sentado leyendo un artículo acerca del próximo intento de escalar el monte Everest de Bobby Bajram, a quien se le diagnosticó esclerosis múltiple cuando tenía tan solo 13 años. Ahora, con 48, planea escalar la montaña más alta del mundo. Realmente espero que tenga éxito y que en la cima plante una bandera de concientización sobre la EM.

Todos necesitamos una inspiración como esta, especialmente cuando recién nos diagnostican la enfermedad. Necesitamos saber que no todo es tristeza y melancolía. Necesitamos tener sueños y metas y como dicen: “si tus sueños no te atemorizan, ¡es porque no son lo suficientemente grandes!”.

También he leído acerca de otras personas con EM que hacen cosas increíbles, ya sea correr maratones o recorrer grandes distancias en bicicleta y me pregunto cómo lo hacen. Yo llamo a estos atletas que viven con EM: “SuperMSers” (Héroes con EM). Y en lugar de permitir que sus increíbles logros nos desalienten, vamos a seguir su ejemplo y a esforzarnos por ser las mejores versiones de nosotros mismos. Ellos me sirven de inspiración, porque me demuestran que la EM no siempre nos impide alcanzar nuestros sueños.

Sé que a algunas personas que viven con EM probablemente no les enamore demasiado la cobertura de estos SuperMSers, por varios motivos. Estos tipos de historias pueden retratar la EM como una enfermedad “no tan grave”, cuando en realidad, escalar una montaña y correr una maratón son cosas imposibles para muchas personas que viven con EM. En consecuencia, los sentimientos que surgen de la inadecuación pueden generar negatividad.

Pero ¿adónde nos lleva la negatividad? Luego de leer el artículo sobre la escalada de Bobby, no pude evitar pensar de qué manera me ha beneficiado tener una actitud positiva. Mi madre y mi padre siempre me enseñaron a ver el lado bueno de la vida. Es una lección que me tomé muy en serio a muy corta edad y que aún vive en mí. Ser positivo por naturaleza me ha ayudado a transitar mis días malos, que afortunadamente son pocos y muy distantes entre sí. Jack London describió los beneficios de vivir de esta manera cuando escribió lo siguiente: “La vida no siempre se trata de tener las cartas buenas, sino, a veces, de jugar bien una mano mala”.

No soy un SuperMSer. Soy una persona común que vive con EM. Me ejercito dentro de mis posibilidades, pero intento superar mis límites; a veces con éxito y otras veces sin éxito. Comparo mis visitas al gimnasio local con el relato bíblico de la Ofrenda de la viuda, en el que una pequeña donación de una viuda significó mucho más que una gran donación de un hombre rico. Tengo que dar mucho más de mí para ejercitar que cualquier otra persona que no vive con EM. Por lo tanto, los logros que alcanzo en el gimnasio significan tanto para mí como conquistar el monte Everest para Bobby.

Aunque no todos seamos SuperMSers, la fortaleza y determinación que pongamos en nuestra vida cotidiana pueden resultar iguales de inspiradoras para aquellos que nos rodean. ¿Qué hace que te destaques?

Una conversación con mis hijas

El bloguero de LLY, Declan, entrevista a sus hijas para saber cómo les afectó su EM.

Leer más

Mi momento de crisis con la esclerosis múltiple

Willeke, la bloguera de Living Like You, sufrió una crisis durante su adaptación a la vida con esclerosis múltiple. Sin embargo, esta situación también la ayudó a abrirse, reconocer sus emociones y seguir adelante.

Leer más

¿Accesibilidad a estadios deportivos? ¡ANOTA!

Vivir con esclerosis múltiple no significa que no puedas apoyar al equipo local. Una bloguera comparte sus consejos de accesibilidad para eventos deportivos.

Leer más
Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto