La búsqueda de empleo y la EM: declarar o no declarar la enfermedad

La búsqueda de un nuevo empleo puede ser un momento emocionante. Nuevas oportunidades, nuevos entornos, nuevas personas; hay tanto que tener en cuenta en el momento de la búsqueda. Luego, a medida que se comienza a llenar solicitudes, surge la duda: ¿debes declarar tu diagnóstico de esclerosis múltiple o no? ¿Será flexible el empleador? ¿Sufrirás discriminación?

Primero lo primero, la EM no te define. En caso de que un empleador no piense esto, conoce tus derechos y asegúrate de que el empleador también los conozca. Visita esta publicación para informarte sobre las leyes y los recursos para proteger tus derechos.

Ahora, volvamos al tema… esto puede sonar decepcionante, pero tú decides si desea declarar que tienes EM o no. ¿Quién mejor que tú conoce tus fortalezas y limitaciones? Por un lado, decidir no declarar tu enfermedad en una solicitud inicial te permite enfocarte exclusivamente en tus aptitudes. Por otro lado, si tus síntomas interfieren en las actividades diarias necesarias, lo mejor sería declarar tu enfermedad durante una entrevista o poco después de recibir una oferta para que te puedan realizar los arreglos necesarios (p. ej., transporte, viajes, ubicación del escritorio, etc.). Además, tener una charla honesta y abierta con un posible empleador no solo ayuda a educar a quienes no saben mucho acerca de la EM, sino que también demuestra tu fortaleza, determinación y habilidad natural para educar.

¿Sigues sin estar seguro sobre si deberías declarar tu diagnóstico? Durante el proceso de entrevistas, ten en cuenta estos puntos:

Horarios

Con solo tener conexión a Internet y un portátil, crear una oficina virtual nunca fue tan fácil, y no es de extrañar que muchas oficinas se estén sumando a esta tendencia. Asegúrate de preguntarle a un posible empleador qué políticas tienen con respecto a los horarios flexibles y a la modalidad de trabajo remoto para ocasiones en las que tus síntomas te dificulten ir a la oficina. Este artículo tiene de CIO algunos consejos fabulosos que te ayudarán a negociar un horario flexible.

Accesibilidad

Averigua cuál es el grado de preparación de la oficina para atender las necesidades de una persona con EM. ¿Cuán accesible es tu lugar de trabajo desde donde viaja hasta tu escritorio? ¿Hay adaptaciones adicionales que podrías usar para ayudarte a ser más productivo, como una mejor iluminación, una estación de trabajo ergonómica o un escritorio cerca de los aseos?

Cultura

Por encima de todo, es importante disfrutar de las personas y del ambiente en tu lugar de trabajo. Consulta sobre cómo es la cultura de la oficina y si hay grupos de diversidad en los que puedas participar. Esto ayudará a generar un diálogo más abierto sobre los desafíos específicos que plantea la EM (si no hay uno ya) y además es una excelente forma de conocer a tus nuevos compañeros y fomentar un espacio laboral más inclusivo.

Para obtener recursos adicionales sobre oportunidades laborales, consulta otros de nuestros artículos sobre trabajo.

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto