Es hora de volver a los libros: volver a estudiar con EM

Es noche de juegos en la casa de Jordan. Estoy ganando, lo cual se siente muy bien, aunque no se requiera de mucha habilidad para hacer rodar un cubo de plástico de seis caras. Pronto, mi suerte cambia. En mi interior, maldigo el movimiento que me arrastró de nuevo al último lugar. Para no parecer una mala perdedora, ocupo mi nuevo lugar y regreso al juego. Muy pronto, me olvido de mi mala suerte y empiezo a divertirme con todos los demás.

¿Por qué no puedo ser comprensiva con mi esclerosis múltiple? ¿Por qué no puedo ser una buena perdedora y seguir jugando sin quejarme? Me tomó mucho tiempo aceptar que tengo esta enfermedad. Al principio, cada fibra de mi ser rechazaba el diagnóstico. Usaba toda mi energía para luchar contra un veredicto que no podía revocar.

Por desgracia, he pasado demasiado tiempo sintiendo lástima por mí misma y de mal humor. Debido a mi EM, hace más de cinco años que no trabajo. He usado parte de ese tiempo para hacer las paces con el monstruo de mi EM y he decidido que es hora de emprender una nueva aventura: volver a estudiar.

A pesar del riesgo de que las cosas puedan empeorar en cualquier momento, he decidido darle una oportunidad a un título superior. Ustedes pueden preguntarse cómo llegué a esa decisión, y la verdad es que hubo muchos factores en juego. Estas son las preguntas que me hice y, para aquellos que estén considerando volver a estudiar, también espero que les sean de ayuda.

Las demandas físicas

Al considerar volver a estudiar, es importante tener en cuenta cómo se manejarán las demandas físicas.

• ¿Podrá realizar la tarea de estudiar y viajar de forma regular?

• ¿Es la facultad o universidad a la que planea asistir una instalación accesible?

• ¿Cuenta la facultad con una oficina designada para personas con discapacidades?

• ¿Serán los profesores flexibles con un estudiante con discapacidades a la hora de asignar tareas en grupo o de otro tipo que puedan requerir viajes?

Después de hablar con un encargado de la oficina para personas con discapacidades de la universidad a la que asistiré, me sentí más tranquila acerca de asistir a clases y pude calmar mis temores.

El poder de la mente

Embarcarse en un programa académico es algo mentalmente desgastante; por lo tanto, es importante asegurarse de que está a la altura de las circunstancias.

• ¿Se siente preparado para dedicarse a un nuevo conjunto de estudios?

• ¿Qué beneficios le ofrecerá el título obtenido después de la graduación?

• ¿Está dispuesto a renunciar a gran parte de su tiempo libre para hacer la tarea y estudiar?

• ¿Está preparado para hablar sobre EM con personas que puedan necesitar entender sus desafíos o perspectiva única?

En mi opinión, la energía que demanda una maestría parece algo abrumador, pero voy a dar lo mejor de mí. Al igual que el inevitable error en el juego de mesa, los desafíos son algo de esperar y voy a enfrentarlos de la mejor forma posible.

Equilibrio entre el estudio y la vida

• ¿Cómo coordinará sus estudios con otras responsabilidades del mundo real, como el cuidado de niños, mascotas u otros miembros de la familia? ¿Cuenta con el apoyo que necesita para poder hacerse cargo del cuidado de niños o de otras responsabilidades que tenga como cuidador de otra persona?

• ¿Gastará su presupuesto ya escaso o aquello que tanto le costó ahorrar? ¿Hay costos ocultos asociados a un título superior que debería considerar? Por ejemplo, matrícula de inscripción, libros de texto y costos de transporte.

• ¿Cuento con el apoyo de los miembros de mi red personal, por ejemplo, mi familia y mi supervisor del trabajo? ¿Contaré con su apoyo mientras invierto mi tiempo en este nuevo propósito?

Si no me hubieran diagnosticado EM, no habría vuelto a estudiar, pero después de mi diagnóstico, algo cambió en mí y durante este proceso me he convertido en una persona más fuerte y más compasiva. Intento recordar las palabras de Stephen Hawking: “Sin importar lo difícil que pueda parecer la vida, siempre hay algo que puedes hacer y en lo que puedes destacarte”. Con suerte, ¡esto será lo suyo!

University Is Challenging Enough Without A Multiple Sclerosis Diagnosis

La universidad ya es suficientemente difícil sin un diagnóstico de esclerosis múltiple

Los años universitarios son un momento difícil para muchos estudiantes. Imagine lo que es que a uno le diagnostiquen esclerosis múltiple durante esos años.

Leer más
x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto