Si la EM fuera un día de la semana, ¿sería el lunes?

Supongo que si estás leyendo esto, estás de acuerdo con que el peor día de la semana es el lunes (o como un amigo lo llama, lUHnes). ¿Te ha sucedido algo emocionante un lunes? De niña, levantarme los lunes era una tortura. Habías tenido todo el fin de semana libre, y lo siguiente que sabías era que ese temido día llegaba otra vez. Además, en mi caso, sería el día más probable en el cual perdería el autobús o pincharía una rueda. No puedo hablar de otros países, pero en Irlanda la lluvia siempre parece ser más abundante y se siente mucho más fría los lunes.

Siendo una persona con esclerosis múltiple, tengo días buenos y malos. Están esos días en los que saltas de la cama y otros en los que podrías ganar una medalla de oro por dormir. Mis días malos se sienten como un lunes. Esos días en los cuales tus pies se sienten como plomo y hay una personita en tu cabeza golpeando tu cráneo con un pequeño pero eficaz martillo.

Luego están los martes. Los martes son un poco mejores. Los martes te levantas y no se siente tan agobiante como los lunes. Con EM, los martes son un día en el cual tienes un poco más de energía, la suficiente como para salir adelante. A la hora del almuerzo, sin embargo, ya la has utilizado por completo y te tumbas en el sofá o te escondes en tu cama bajo 37 sábanas. Los miércoles, puedes ver que el viernes está mucho más cerca. Para alguien con EM, un miércoles es cuando logras ir al supermercado, posiblemente hayas lavado ropa y te relajas en el sofá por el resto del día.

¡Luego llega el jueves! El jueves ya prácticamente puedes oler el viernes. En términos de EM, el jueves es cuando te sientes un poco menos como zombie y un poco más como humano. Las tareas del hogar, si bien no son fáciles, no son tan difíciles como eran al comienzo de la semana.

El dulce viernes está aquí. Finalmente. Todo tu cuerpo comienza a relajarse. Las cosas mejoran y sientes que tu energía está de regreso. Sábado y domingo te sientes genial. Te sientes como si pudieras controlar el mundo.

Cognitivamente, estás en tu mejor momento. Es más fácil moverte y el dolor prácticamente no existe. Visitas amigos y te pones al día con todas las cosas que no has sido capaz de hacer. No te preocupa que llegue el lunes nuevamente porque te das cuenta de que está fuera de tu control. Es parte de vivir con EM pero te dices a ti mismo, antes del arco iris siempre hay una tormenta.

Mi propósito: ser más firme en mis decisiones

Karen comparte por qué está comprometida a hacer valer sus decisiones un poco más.

Leer más

Una conversación con mis hijas

El bloguero de LLY, Declan, entrevista a sus hijas para saber cómo les afectó su EM.

Leer más
x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto