Cómo mantener la energía viviendo con EM y criando hijos pequeños

Dicen que el segundo hijo cambia las reglas del juego. Tendrían razón, excepto porque creo que el primero, el segundo, el tercero, el cuarto, el quinto hijo… todos cambian las reglas del juego por sí mismos. Cada vez que traes una vida al mundo, se te asigna una responsabilidad que supera todo lo que imaginas y, en ocasiones, te deja pensando cómo harás bien esta tarea de criar hijos. Sumar una afección crónica como la esclerosis múltiple y la fatiga que tantos de nosotros afrontamos puede dejarte buscando cualquier ápice de energía al final del día. Ahora que mi marido y yo tenemos dos hijos, ambos menores de tres años, me doy cuenta de que desearía haber sabido algunas cosas antes del primero, que me hubiesen ayudado a conservar este bien tan preciado.

Usa una mochila como bolso maternal: parece simple, ¿no? Con frecuencia tengo problemas con el equilibrio, y agregar peso adicional a un lado u otro trae problemas. Me siento más segura llevando una mochila. No había pensado en esto antes de que tuviésemos hijos, ya que encontrarás muchos tipos de bolsos maternales, pero no tanta variedad en mochilas (a menos que se vendan solo para los padres). Las mochilas son una gran ayuda, porque te protegen la espalda y los hombros, y mantienen las manos libres. Invertimos en una mochila de calidad y valió la pena cada centavo. Destino un compartimiento para los pañales y una muda de ropa para cada niño. El compartimiento frontal es para refrigerios y juguetes, e incluso hay un compartimiento para mi teléfono, las llaves y la billetera.

Hacer colecho o compartir habitación durante la lactancia: vivir con EM me ha enseñado la importancia de dormir bien de noche. Dormir una siesta a mediodía es algo que nunca más daré por sentado. Sin el sueño de calidad, la confusión mental empeora y me siento bastante inútil para mi familia cuando empieza a anochecer. La cafeína no es un buen sustituto, por más que quisiera que lo sea. Mis dos hijos se amamantaron para buscar tranquilidad durante toda la noche, incluso después de pasar la etapa de “amamantar cada 2 a 3 horas porque es un recién nacido”. El sueño de calidad no es posible cuando tienes que caminar a una habitación diferente y volver durante toda la noche.

Si no estás cómoda con el colecho, coloca un moisés junto a tu cama o busca alternativas que se conecten a la cama. En las contadas ocasiones en que la bebé permanece en su cuna durante algunas horas, me encuentro mirando el monitor toda la noche de todas formas, por eso tiene sentido que esté acurrucada junto a mí. Aunque mi marido pensó que nuestro hijo nunca dejaría nuestra cama, lo hizo, y ahora duerme bien en su habitación.

Sé sincera con respecto a cómo pueden AYUDARTE las personas: las fiestas para obsequiar regalos al futuro bebé son un gesto encantador pero además son una forma de recibir artículos que le quedarán chicos al bebé en un abrir y cerrar de ojos. Los primeros meses de vida de mis hijos los vi en los brazos de alguna persona más que en una mecedora o una hamaca. Para el segundo bebé, les pedimos a las personas que se anotaran para traer la cena durante todo el primer mes, en lugar de comprar ropa que rápidamente queda pequeña. No tuvimos que ir de compras al mercado o cocinar por semanas. Salir de la casa con un recién nacido o un niño pequeño consume mucha energía de por sí, y si le sumas hacer compras, preparar la comida y cocinar, seguramente agotes tus energías para el día.

No puedes predecir cómo será el parto y cuáles serán tus necesidades hasta que llegues a tu casa. Tampoco puedes predecir si experimentarás una recaída postparto. Mis dos hijos nacieron por cesárea no programada, por lo que tuve restricciones para levantar objetos durante varias semanas después del parto. Nuestro hijo también llegó a casa con oxígeno, ya que nació cinco semanas antes. Fue una bendición que nos trajeran la comida a casa porque era algo menos por lo que preocuparnos. Otra opción útil es hacer pedidos de comestibles o comprar para llevar en Internet con entrega a domicilio.

Recuerda hacer lo que sea mejor para ti y tu familia. No pierdas tiempo comparándote a ti o a tu bebé con otros. ¡Cuídate! Aprendo algo nuevo cada día y por eso continuaré compartiendo consejos. Por ahora, solo recuerda esto: ERES una supermamá/papá.

¿Cómo la EM les enseñó a mis hijos a ser fuertes?

Una madre que vive con esclerosis múltiple tiene una recaída repentina y en ella aprende de su hijo.

Leer más

Un acto de malabarismo

El balance del trabajo y la familia mientras se vive con esclerosis múltiple no es poca cosa. La bloguera de Viviendo Como Tú, Angela, comparte su historia.

Leer más
x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto