Cómo controlar la depresión me ayudó a controlar la EM

Cuando me diagnosticaron esclerosis múltiple, decir que estaba confundida es poco. No sabía cómo procesar la noticia más que llorando y buscando el apoyo de mis seres queridos. Después de aprender a aceptar el futuro, decidí hacerle frente a la enfermedad y educarme lo más posible. A medida que comencé a asistir a charlas y presentaciones sobre EM, comencé a hablar con otras personas que estaban combatiendo la enfermedad y me di cuenta de una notable similitud. Nuestras necesidades nuevas, los ajustes necesarios para mejorar nuestra calidad de vida, eran similares a mis necesidades cuando combatí la depresión.

Durante mucho tiempo consideré la depresión un peso que prefería no tener que cargar. Ahora entiendo que me dio ventaja para hacerle frente a mi siguiente gran desafío: la EM.

Tomarse descansos es importante y está bien

Uno de los cambios más grandes que sufrí con la EM es que mi cuerpo siempre me dice cuándo es momento de tomarme un descanso. Cuando me siento muy estresada, reaparecen los viejos síntomas y me da migraña; si ignoro los síntomas demasiado tiempo, incluso puedo experimentar una recaída. Resumiendo, la EM hace que deba tomar mis necesidades muy en serio. Tuve muchos de los mismos síntomas cuando dejé un trabajo que me encantaba. Mis condiciones laborales se deterioraron hasta llegar a un punto en que me causaron depresión, así que renuncié y me tomé un largo descanso de varios meses en los que no hice absolutamente nada. Pasaba tiempo en mi casa, iba a terapia y vivía de mi beneficio de desempleo. Miraba repeticiones de episodios de Star Trek y me acostaba a las 9 o 10, a veces incluso a las 8. Evitaba a las personas porque me resultaba agotador estar con gente y quería cuidar solo de mí. Me sentía un poco culpable por la situación, pero la depresión evitaba que hiciera otra cosa, así que simplemente le seguía la corriente.

Ahora que mi depresión está relativamente bajo control, aún paso mis días haciendo exactamente lo mismo. Saco el helado del refrigerador y miro mis películas o programas favoritos uno tras otro todo el día. Y ya no siento culpa. Ahora sé que cuando cada fibra de mi cuerpo me dice que es momento de tomarme un descanso, necesito un descanso. Así que en lugar de resistir, me tomo el descanso y no me avergüenzo.

Descubre qué mejora tu humor

Durante el tiempo que pasé en casa, noté que el hombre que vendía periódicos frente al supermercado siempre me agradecía alegremente cuando le daba propina o le compraba un periódico. Me di cuenta de que me alegraba el día tremendamente ser partícipe de un positivismo tan puro. Así que cuando ir a comprar alimentos o salir de la casa había sido todo un calvario, me aseguraba de tener cambio al salir de la tienda solo para alegrarnos el día. Y lo sigo haciendo.

En la misma época, me di cuenta de que el ambiente de mi peluquería era tan cálido y acogedor que simplemente estar allí me levantaba el ánimo. De modo que de tanto en tanto me doy un gusto y voy a que me corten el cabello. No solo para un retoque de puntas abiertas, sino también para disfrutar una hora en compañía de las maravillosas personas que trabajan allí.

Habla

La lección más difícil que me enseñó la depresión es que si yo no me cuido, nadie más lo hará. Por eso aprendí a expresar mis necesidades de forma abierta y clara. Esto me ha resultado extremadamente útil desde que vivo con EM, porque tengo necesidades que muchas personas no entienden y que pueden malinterpretar. Aunque aún lucho por no sentirme culpable por algunas de ellas, he progresado mucho.

Aprecia las cosas pequeñas

Desde que combato la depresión y la EM, disfruto de la vida. Voy al parque cuando florecen las dalias, miro a los gorriones robar migajas mientras desayuno con mis seres queridos en un café y, cuando salgo a correr, me aseguro de pasar por el estanque en el que viven los cisnes con sus crías. Cuando aprendemos a apreciar las cosas pequeñas, nos damos cuenta de que el mundo realmente es un lugar hermoso.

Nunca hubiera pensado que tener depresión pudiera ser algo positivo, pero ahora sé que todo lo que vivimos nos enseña algo. Y, si tenemos suerte, podemos entenderlo y estar agradecidos por ello.

¿Qué tienen en común los amigos y el clima?

La bloguera de Viviendo Como Tú, Retha, comparte lo que la esclerosis múltiple le ha enseñado sobre las amistades.

Leer más

Tener conciencia plena en el trabajo

No permitas que el trabajo te abrume la vida con estos consejos para desarrollar la conciencia plena.

Leer más
Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto