¿Tener EM reduce tu riesgo de tener cáncer?

Si creemos en los titulares aterradores de los diarios, la mayoría de las cosas nos da cáncer; desde holgazanear bajo el sol mucho tiempo hasta comer mucha comida frita (¿por qué siempre tienen que ser nuestras cosas favoritas?). Por eso cuando un titular trae buenas noticias para variar, todos queremos creerlo. Por ejemplo, los recientes informes indican que tener esclerosis múltiple reduce tu riesgo de padecer cáncer. No compensa algunos de los desafíos que la EM puede traer cada día, pero, ¿finalmente son “buenas” noticias?

Lo cierto es que no puedes creer todo lo que lees en los diarios. Después de todo, un titular que dice “Estudio demuestra que personas con EM tienen un menor riesgo de padecer algunos cánceres pero más riesgo de tener otros; sin embargo, los científicos aún no están seguros del motivo” no sería tan eficiente, ¿no? Entonces veamos los hechos.

Sabemos que el sistema inmunitario tiene una función central en la EM y en muchos cánceres, por lo que muchos científicos están muy interesados en el vínculo entre ellos. El problema es que gran parte de la investigación está en conflicto. Algunos estudios pasados han descubierto que las personas con EM en realidad tenían más riesgo de padecer cáncer que la población en general. Un estudio en Taiwán, por ejemplo, descubrió que las personas con EM tienen un riesgo general más alto de desarrollar cáncer; mientras que un estudio danés descubrió un riesgo ligeramente elevado de contraer cáncer de mama en mujeres con EM.

Antes de que entres en pánico es importante recordar que estos son solo dos estudios. Otros llegaron a conclusiones muy diferentes. Varios estudios determinaron que no había diferencia en el riesgo de padecer cáncer entre personas que tenían y no tenían EM. ¿Y ese estudio danés que descubrió un mayor riesgo de padecer cáncer de mama? También concluyo en que el riesgo general de padecer cáncer era más bajo en hombres con EM que en hombres sin la enfermedad. Los investigadores sugirieron que esto podría deberse a cambios en el estilo de vida de personas con EM, incluido el tabaquismo y los hábitos nutricionales, así como también los medicamentos.

Otro estudio, dirigido por investigadores canadienses, también determinó que las personas con EM tenían un menor riesgo general de desarrollar cáncer. De hecho concluyó que el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal en particular era considerablemente más bajo entre personas con EM. Sin embargo, determinaron que hay un riesgo ligeramente elevado de padecer cáncer cerebral, de vejiga y piel.

El estudio más reciente, que se llevó a cabo en Suecia, es quizás el más positivo de todos. Concluyó en que las personas con EM tienen un riesgo considerablemente más bajo de morir de cáncer que la población en general. Los investigadores sugirieron que esto podría relacionarse con algún aspecto de la actividad de la enfermedad de la EM. Por supuesto, este también es solo un estudio, pero en teoría puede significar que la investigación sobre la EM puede ir a la par de la investigación sobre el cáncer.

Hubo, sin embargo, un descubrimiento inesperado del equipo de investigación canadiense que todas las personas con EM deberían tener en cuenta. En personas con EM que desarrollaron cáncer, los tumores tendieron a ser más grandes al momento del diagnóstico. Los investigadores sugirieron que la causa de esto podía ser que se los diagnosticaba en una etapa posterior con respecto a las personas sin EM, posiblemente debido a que los síntomas de EM, como la fatiga, ocultaban los síntomas del cáncer. En otras palabras, es importante no desestimar ningún nuevo síntoma al pensar “solo es mi EM”. Si notas algún cambio en tu salud y te preocupa, habla con tu médico.

Independientemente de si tienes EM o no, puedes ayudar a reducir tu riesgo de padecer cáncer si llevas una dieta balanceada y saludable, haces ejercicio, consumes alcohol con moderación y evitas el consumo de cigarrillos. No es precisamente relevante (definitivamente no leerás esta información en los titulares) pero al menos sabrás toda la historia.

Prevenir la EM: ¿es posible?

Observamos los desarrollos prometedores que hay para prevenir la esclerosis múltiple.

Leer más

¿Fumar puede afectar la EM?

¿Cómo afecta el tabaquismo a la esclerosis múltiple? Examinamos la ciencia | Viviendo Como Tú

Leer más

x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto