Un acto de malabarismo

A primera vista, mi vida parece de todo menos balanceada. Soy esposa, madre de dos niños menores de tres años, tengo un trabajo de tiempo completo y un diagnóstico de esclerosis múltiple. ¿Cómo he podido encontrar un ápice de equilibrio con todas estas cartas en juego? ¿Estoy loca por seguir trabajando? ¿Me preocupa perder las cartas realmente importantes (familia y salud)? Sí, por supuesto que hay veces que me preocupa lo que me depara el futuro, pero todos tenemos ese miedo. Te contaré un secreto, no hay nada que equilibre la vida.

Si crees que el balance es el acto de equilibrar las responsabilidades en una balanza, entonces la familia es la más importante para mí. Los bebés y los niños pequeños generan estrés, pero dan mucha alegría y determinación. Todavía me sorprende la responsabilidad con la que fuimos bendecidos mi esposo y yo de poder criar pequeñines. Nuestros hijos también consumen mucha energía, que, debido a la EM, no estoy segura de poder conservar todos los días. Mis padres me apoyan. Algunas personas usan guarderías o niñeras cuando trabajan fuera del hogar. Cuando mi esposo y yo estamos en el trabajo, nos ayudan el abuelo y “Ga-Ga” (la abuela). Recibir ayuda adicional de la familia significa que tengo el tiempo que necesito para descansar (la fatiga es uno de mis principales síntomas). Si no fuera por mis padres, sería un zombi. Si no se puede contar con este tipo de apoyo, entonces un amigo o cuidador pagado podría ser la alternativa. Los momentos de descanso me han ayudado a ser mejor madre y a estar más presente para mi familia.

El trabajo es otra parte de mi balance, pero estoy segura de que el horario de 9 a 5 ya no es una alternativa para mí. Lo cual está bien. Cuando me diagnosticaron EM, trabajaba en una oficina todo el día y con frecuencia tomaba el almuerzo en mi automóvil, ya que necesitaba dormir. Me alivió tener un motivo para explicar mi fatiga, pero estaba aún más feliz de encontrar un puesto más flexible en mi compañía. Aunque el desarrollo comercial o los puestos de ventas no son lo que muchos considerarían un trabajo de poco estrés, pueden ser bastante flexibles en cuanto al lugar y el momento de trabajo. He sido sincera con mi jefa con respecto a mis necesidades y ella ha sido flexible, lo que ha disminuido el estrés laboral. Si tengo que dormir siestas a mediodía, puedo hacerlo. También ha habido momentos en los que mi neuróloga me ha indicado tomarme algunos días libres ya que vio que mis síntomas empeoraban por mi trabajo. Ahora puedo dar un paso a un lado y evaluar lo que realmente tengo que asumir, y lo que puedo delegar o simplemente omitir. Está bien decir que no.

Aceptar el hecho de que la EM ahora es parte de lo que tengo que balancear, me dio un sentido de equilibro en sí. Acepto que tendré días buenos y días no tan buenos. Aunque trataba de hacer todo sola, ahora acepto la ayuda de otras personas para poder descansar cuando lo necesito y tener algo de energía para seguirles el ritmo a mis hijos. No permito que la culpa se instale ni me comparo con nadie. El ejercicio también me ha dado un equilibrio literal y figurativo. Agradezco no tener problemas de movilidad actualmente, por eso salgo a caminar todos los días, practico yoga y levanto pesas. Sé que tengo que tener cuidado de no excederme con el esfuerzo físico y que es parte de encontrar el equilibrio; saber lo que funciona para TI.

Lo más importante que debes recordar es que la EM es sólo una parte de lo que debes balancear. En ocasiones, tendrás un brote de un síntoma de EM que inclinará la balanza hacia uno de sus lados, pero eventualmente la balanza volverá a equilibrarse. Es posible que este balance se vea distinto de lo que era antes, pero eso es parte de la vida ahora. En ocasiones tú debes ser el balance, lo más pesado. Debes encontrar cómo estar cómoda con esto, aunque las demás personas no lo comprendan. Recuerda no permitir que muchas cosas diferentes tengan demasiado peso al mismo tiempo. Hace poco leí que puedes tenerlo todo, sí eso también incluye una crisis nerviosa. He aprendido a ser más cuidadosa cuando siento que mi balance se está perdiendo y hago ajustes para que no se produzca la crisis. El balance es un proceso y estoy agradecida de que ahora comprendo la importancia de sólo darle espacio en mi balance a lo que realmente importa.

Matrimonio y esclerosis múltiple: una entrevista

El bloguero de Living Like You, Declan, entrevista a su esposa Jean acerca del rol que desempeña la esclerosis múltiple en su matrimonio.

Leer más
x

¿Nos sigues en Twitter?

Ya os estoy siguiendo @LivingLikeYou

x

¿Ya nos diste Me gusta en Facebook?

Viviendo Como Tú

Este sitio web pretende usar cookies para mejorar el sitio y su experiencia. Al continuar navegando el sitio, usted acepta nuestro uso de cookies. Si desea más información o no desea que coloquemos cookies cuando utilice el sitio, haga clic aquí: Acerca de las cookies
No volver a mostrar esto